CONSULTAS ONLINE

 

 

Haga sus preguntas al

Dr. Coronel Aquí

Nombre:

País:

Ciudad:

Teléfono:

E-mail:

Consulta:

 

 

PUBLICACIONES

Dr. Max Coronel Intriago

 

“Me quité una persona de encima”

(Revista Vistazo)

 

 

La vida de María Elsa Viteri ha dado un giro rotundo en nueve meses. Es la ex ministra de Finanzas que dejó atrás diabetes, hipertensión y una obesidad mórbida que la agobiaba.

 

Parece una estrella mediática. Viaja por todo el Ecuador, da discursos, hace sesiones de fotos para revistas, graba discos, prepara un concierto con la Orquesta Sinfónica de Guayaquil, tiene clubs de fans por todo el país y la gente la sigue porque es el testimonio viviente de que aunque las condiciones sean adversas, los sueños sí se pueden hacer realidad.

 

 

Es tímida pero firme, está tan asombrada con los cambios que Billy Díaz, ha hecho al maquillarla, que es como que la vanidad ha surgido con fuerza. Se ríe y dice “No me lo creo, con este maquillaje me iré a ver a Sabina”. Ella es muy farrera. Qué distinta a la que conocimos que amenazó con quitarse todo si al verse en el espejo no le gustaba su imagen. Hoy lleva dos maletas, vestuario fashion, tacones medianos, ropa deportiva apretadita, no se niega en absoluto a las pestañas postizas y pone mirada coquetona y matadora cuando Joshua Dégel se lo pide.

 

¡Guapa! le grita el fotógrafo y ella le corresponde colaborando más. Lo está disfrutando mucho, aunque a ratos grita “Me caigo” porque no sabe caminar con los tacones de 12 puntos que el diseñador Carlos Linzán le ha puesto para que luzca más esbelta en las fotos.

 

Es la nueva mujer que perdió 135 libras y que durante las horas que duró la sesión de fotos solo almorzó seis cuadritos de queso, ¡sí, seis cuadritos!, porque no puede comer más desde que se sometió a una cirugía de manga gástrica.

 

“Siento que la gente tiene otra mirada hacia mí. Hoy elijo lo que tengo que comer: primero las proteínas, luego los vegetales y al último dejo un espacio para los carbohidratos, a los que nunca llego. En el desayuno solo alcanzo a probar media rodaja de pan, porque mi capacidad de llenarme es pequeña”.

 

De una talla 3X que a ratos le estallaba, ha pasado usted a tan solo la talla 12, ¡qué fantástico!, comentamos. “Soy capaz de cambios drásticos en el país y en mi vida.

 

He demostrado ser revolucionaria en las finanzas mundiales al manejar el proceso de la deuda, ¿por qué no iba a serlo con mi vida entonces?”.

 

Al recordar su etapa de obesidad dice: “Nunca pensé como gorda, lo que pasa es que una debe estar consciente de lo que es.

 

A mi edad ya no conviene ser flaca, no se trata de llegar a niveles juveniles como usar un bikini, pero sí me pongo dos piezas largo, que es algo real para mi edad y mi figura”.

 

Al perder tanto peso, los cambios de su piel varían. Ella usa un body interno (faja hasta la rodilla) por recomendación médica.

 

“Tengo 45 años bien vividos y bien comidos” dice con una carcajada y luego muy seria agrega: “Se fue la diabetes y la hipertensión.

 

Esta operación se considera un éxito si al año una baja un 80 por ciento del exceso y yo en nueve meses ya lo bajé”.

 

María Elsa Viteri se dedica hoy por hoy a las asesorías en todo el país. “Ahora tengo que conducir, que es un desgaste mayor, pero estaré donde el pueblo ecuatoriano me requiera” .

 

Al preguntarle sobre el presidente Correa ella sonríe. “Una vez estábamos en un almuerzo con unos embajadores y llegó su hijo pequeño, Miguelito. Como yo estaba sentada muy cerca del Presidente el pequeño dijo: ‘Mira papá, la de la portada’ y Correa rió mucho. En otra ocasión me dijo, ‘se te ve muy bien’”.

 

Esa popularidad de la que hoy goza la hace sonreír. “Después de la portada de Vistazo, el personal del Ministerio me prohibió salir con la cara lavada como era mi costumbre, así que Eliberto Rodríguez, (el maquillador de las reinas de belleza) se hizo habitual en esas dependencias y hasta descubrió que tengo ojos verdes. Ja, ja, ja”. Y añade: “Yo creo que cada cual tiene su carisma y estoy consciente que soy la motivación para muchas mujeres. En las ciudades tengo grupos de gordas que me esperan para tomarse la foto, y por eso propuse que el Gobierno asuma como política de estado este problema de la obesidad”.

 

Entre cambio y cambio de vestuario, manifiesta que es una mujer feliz. “Me siento responsable de lo que hice como ministra y aunque tengo muchos sueños, he cumplido muchos. Hice crecer la inversión pública. La concepción de la administración financiera cambió, porque yo no le temo a ser firme, soy una política joven que seré juzgada por mis hechos”. Y bajando la voz agrega: “Las gordas tenemos que esforzarnos mucho más, y eso ha llevado a que desarrollemos un carisma increíble, pero no es que soy más femenina, sino que en las tallas menores hay vestuario más bonito”.

 

Y en cuanto a piropos dice: “Soy muy tímida, solo le diré que últimamente me he sonrojado con mucha frecuencia, con frases halagadoras hasta de líderes mundiales de las finanzas que se han conmocionado al ver mi cambio físico”.

 

Finalmente, ministra, le pido autorización para incluir las fotos del antes. “Póngalas, porque yo no reniego nunca de lo que fui, de lo que soy y de lo que seré”.

 

Sin duda, la belleza no está en las medidas, está en la actitud y ella ha demostrado que sí se puede.

 

 

FUENTE: http://www.vistazo.com/ea/portada/?eImpresa=1027

 

 

Hospital Clínica Kennedy, Sección Gamma, primer piso, of. 106-A.

Teléfono: (5934) 6030480 2690836 Celular: 0999424981

MAPA DEL SITIO

Guayaquil - Ecuador

 

Marketing médico realizado por www.medicosecuador.com